10 octubre, 2005

Un fantasma...

La semana pasada, un día cualquiera, se dirigía este joven en paro que os escribe a la panadería de la esquina a comprar el pan. Que por cierto, jamás entenderé porque el 90% de las panaderías de este país están en una esquina, pero eso ya es otro tema. La panadería a la que suelo ir da la casualidad que está dentro de un establecimiento de Caprabo (ningún rabo, en castellano). Pues este día, justo en la entrada del establecimiento había una persona: un hombre joven, muy bien vestido y con cara de querer venderme algo. Cuando me acercaba a la entrada del citado comercio, ya me imaginaba que este hombre me quería vender algo, pero no podía saber el que. Así que llego al lugar y el tipo me suelta “¿está pensando en comprarse un piso?” Evidentemente le digo que “no”, sigo caminando hacia la panadería y ya está. Este hecho a priori insignificante, me provoca varias reflexiones.

¿Los jóvenes pensamos en comprarnos un piso? Sí. ¿Podemos? No!
No sé si me vio la cara de tener dinero o algo. Al fin y al cabo la culpa no es suya, ese es su trabajo. Porque esa es otra. Además del precio desorbitado y exagerado de la vivienda, tampoco hay trabajo. Todas las empresas se van fuera del país, y el único trabajo que hay para los jóvenes es hacer de comercial. Trabajo que un servidor prefiere no hacer, debido a mi idiosincrasia.

Por ejemplo, mírenme a mi, que no encuentro trabajo minimamente estable. Este lunes estaré trabajando haciendo un inventario en el Decathlon de Terrassa, de las 22h. hasta las 6h. (turno de noche), en otra puñetera ETT.

El viernes pasado estuve en una concentración en mi localidad contra una cena bastante cara de empresarios y políticos catalanes. Esta concentración, llamada "Sopar del Pobre", fue convocada para protestar contra el cierre de empresas, el paro, la precariedad y los accidentes laborales y por un trabajo digno para todos. Allí pude silbar a Piqué, Carod Rovira o Artur Mas, entre otros muchos. Fue curioso que el único político que se acercó a hablar con los trabajadores despedidos que se manifestaban fuese Artur Mas, político de derechas, mientras la izquierda no. ¿Dónde está la izquierda? También curioso que el cabeza de lista de ICV en mi localidad recibiese en esa cena el Premio al Empresario del Año. Para flipar. Pero más para flipar es saber el dinero que tiene esa gente, todo lo que podría hacer y lo que realmente hace. Ya lo definían muy bien unos señores hace más de un siglo y medio.

PD: Vale, lo siento, lo reconozco, hace días que no escribo. Prometería no volver a hacerlo, pero prefiero no hacerlo, no me gusta mentir.

5 comentarios:

miguel dijo...

Que razon tienes, Ivan. La "izquierda" ha perdido totalmente el norte, los ricos están en nuestras organizaciones, éstas se distancian de la clase trabajadora, y mientras tanto el sistema capitalista nos hunde más y más en el fango...

Y yo tampoco sería capaz de trabajar de comercial...

P.D.: Gracias por meter mi cartel de ilustración del artículo xD

Txiqui dijo...

Esto es como este chiste:

"Para los que no sepan que es....
EL CAPITALISMO
Un niño le pregunta a su padre:
- Papá, qué es el capitalismo??
- Su padre le mira y dice:
- Bueno, trataré de explicártelo de esta forma: yo traigo el dinero a casa y alimento a esta familia por consiguiente digamos que yo soy el CAPITALISMO. Tu madre supervisa y administra nuestro dinero, así que podemos llamarle GOBIERNO. Los dos estamos aquí para ocuparnos de tus necesidades, así que te llamaremos PUEBLO. Consideramos a nuestra sirvienta como CLASE TRABAJADORA, a tu hermano pequeño le llamaremos FUTURO, y al abuelo que siempre se anda quejando le llamaremos SINDICATO. Ahora quiero que pienses y lo relaciones.

El niño se va a la a la cama y piensa en lo que su padre le ha dicho, en la madrugada oye a su hermano llorando, así que se levanta a ver qué le pasa. Se acerca a la cuna, le levanta el pañal y se da cuenta que hay que cambiárselo. Va al cuarto de sus padres y encuentra a su madre dormida, para no despertarla va al cuarto de la chacha y ve la puerta cerrada, la entreabre y vé a su padre dándole un buen revolcón a la sirvienta,mientras el abuelo esta mirando por la ventana, piensa en llamarle pero desiste y se va a dormir de nuevo. A la mañana siguiente el niño le dice a su padre:
- Papá, creo que ya entendí el concepto de CAPITALISMO.
- Qué bueno hijo, dime que piensas con tus propias palabras.
- Bueno, mientras el CAPITALISMO jode a la CLASE TRABAJADORA, el SINDICATO mira para otro lado, el GOBIERNO está dormido, el PUEBLO es ignorado y el FUTURO huele a mierda."

Colibrí Lillith dijo...

Jeje, veo que has hecho un pequeño repaso a la jodida situación actual :P
Buf, no sé qué decirte, tienes razón, ya lo sabes, lo que no sé es cuánto tiempo aguantaremos así...
Por cierto, mola el chiste, jeje :P

I Fought dijo...

Pues a mi no me da la gana comprarme un piso. No pienso pasar por ahi. antes cualquier otra alternativa.

mia dijo...

Me ha gustado el chiste! Lo de comprarse un piso es un palo, pero las alternativas tampoco son muy altentadoras, querido IFTL (o señor X, como prefieras). Vivir debajo de un puente mal rollo por la humedad, pagar un alquiler es sustentar a un rendista, el okupismo no acaba de convencerme, y vivir con los padres hasta que se mueran es poco factible, ya que ellos se cuidan mucho mientras nosotros fumamos 2 paquetes diarios.